La Sangrienta historia de la Copa Menstrual 

Bienvenidos a la primera historia curiosa de Ecosapiens publicada en este Blog,


La historia de hoy:


La Sangrienta historia de la Copa Menstrual


¿Cuántos años llevamos las mujeres luchando por una menstruación digna y sostenible, cuantas veces escuchaste la palabra MENSTRUACIÓN y te retorciste de terror?¿Cuántas fueron las mujeres que no sabían que hacer cuando llegaban esos días oscuros llenos de tanto misterio y tabú?

Te puedes imaginar que hacían ellas… si querían nadar, si querían montar bicicleta, si tenían que salir ….

¿Prefieres escuchar la historia en nuestro podcast?

Si nos remontamos al pasado, los investigadores creen que las egipcias utilizaban papiro y hierbas para elaborar lo que se podría denomina “los primeros tampones”.

Las romanas utilizaron algodón y lana. A lo largo y ancho del mundo se utilizaron todo tipo de pieles animales o musgos con el propósito de absorber la sangre menstrual. Otras aplicaban el concepto DIY mucho antes de Pinterest y hacían sus propias compresas, otras mujeres simplemente, no llevaban ni compresas ni ropa interior, dejando un mar de sangre atrás. Para finales del siglo XIX ya se veían accesorios similares a la copa menstrual, algunas mujeres optaban por sacos donde recogían el fluido, algunas optaban por copas metálicas, algunas iban sujetadas a manera de cinturón, por lo que la discreción brillaba por su ausencia.


En 1937 surge el concepto de la copa menstrual por que no es un invento del siglo XXI. Leonela Chalmers una mujer de avanzada para la época, inventora y actriz crea la primera copa menstrual fabricada a partir de caucho vulcanizado, un material más blando al caucho que para la época escaseaba debido a la segunda guerra mundial, pues era utilizado en neumáticos y casi todas las demás máquinas de guerra.


Anuncio tomado del Museo de la Menstración Un anuncio sin fecha de una revista desconocida, pero antes de 1963, que es cuando aparecieron los códigos postales. Tassette se escribe Tass-ette. Es posible que esto anuncie la copa que Chalmers vendió en la década de 1950.


Así fue entonces que Leonela empieza a comercializar la copa menstrual, esta tuvo una discreta aceptación y supuso una revolución para bien y para mal, ya que se le relacionaba con un cambio de costumbres que la sociedad no estaba dispuesta admitir ni consentir.


Así que algo tan básico como tocarse la vagina y tener contacto con la sangre era una barbaridad llena de terror y estigma.

Este no fue el único impedimento para que la copa fuera aceptada, pues un doctor llamado Earle Hass, patentó el primer tampón conocido comoTAMPAX. A él se le sumó la empresa Kimberly Clark, hoy en día conocida como una de las empresas líderes en fabricación de productos de higiene a nivel mundial, quienes junto a nada más y nada menos que Walt Disney produjeron el primer documental sobre la menstruación el cual fue distribuido por todos los colegios del país.



Leonela no se daría por vencida y entre 1950 y 1970 se alió con una compañía mayor que se llamaba Tassette.


La empresa invirtió en un programa educativo que pretendía combatir la industria de las toallas y tampones en el que se enviaba descuentos a enfermeras que además se contrataban para aconsejar a mujeres de la ciudad. Sin embargo el mercadeo de la copa era difícil y los periódicos no les permitía usar las palabras vagina y vaginitis, y una asociación de publicidad protestó por la compra de un espacio para vallas publicitarias de 40 'por 30' en Times Square en la ciudad de Nueva York las cuales usaron para pautar. Los anuncios de radio eran más difíciles de conseguir, sin embargo lograron publicar uno que comenzaba con una mujer que decía: "Como médica, recomiendo a Tassette. Como mujer, me encanta. Para mí personalmente, Tassette es más que una protección mensual. Es una bendición".


Tassette nunca obtuvo ganancias y la copa desapareció en 1963.

El motivo era que la compañía contaba con dos problemas, el primero era que las mujeres no estaban dispuestas a lavar y rehusar la copa y segundo que las usuarias satisfechas no comprarían rápidamente una nueva copa por que podían usarla por varios años.

Es así como surge una nueva versión de la copa en 1970 llamada Tassaway, una versión de copa desechable que pudiera competir con los tampones. Eduardo F. Peña, M.D., miembro del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, probó el Tassette a pedido de la compañía en 1961. El juicio de Peña fue positivo, sugiriendo "el uso de la copa como higiénico porque evitaba las infecciones comúnmente asociadas con las toallas sanitarias y los tampones" Un tema del que ya se hablaba antes y que se ha tratado de esconder por mucho tiempo. El médico también recomendó que los usuarios sumergieran la copa en una solución débil de blanqueador con cloro después del período para matar cualquier bacteria adherida.

Alan Abelson un reportero que escribió la columna "Arriba y abajo de Wall Street", criticó la declaración del médico de que la copa era "un producto económicamente viable". Dijo que era un juicio que debía hacer el consumidor.


Solo tenía razón en parte. Surgieron sospechas de fraude con acciones de la empresa.

Tassette,Inc., informó haber vendido miles deTassaways, pero no lo suficiente para justificar el alto valor de cada acción. Acusando a la compañía de fraude, dejando morir así un sueño.


Sumado a esto la guerra de marketing por parte de Tampax fue tal que se acabó consolidando como la preferida por las mujeres.


Hasta finales de la década de 1980 reapareció TheCup y para los años 2000 la silicona de grado médico ya era una opción hipolaergénico, restante a la bacteria, flexible y suave que sustituía el latex al que muchas mujeres eran alérgicas.


La copa en pleno siglo XXI sigue siendo un misterio y esta llena de mitos para muchas mujeres. Y aunque no hablemos de la copa no sé si ustedes escondían sus toallas o tampones cuando le llegaba la menstruación y estaban en el colegio, parecíamos drug dealers jajajajaja con un código de mujeres que solo con la mirada se entiende.

En fin hablemos abiertamente sobre el tema, permitámonos decir vagina, hablar y decir las cosa por su nombre, menstruación y sangre.

Lo sangriento de la historia de la copa es como una época llena de tabús y misterios permitieron que siguiera primado intereses sociales y económicos.


Si aún no eres una chica que usa la copa yo te invito a que te animes a probarla, que le des una oportunidad y te animes a conocer otros productos para una menstruación sostenible como los protectores de tela y que los conozcas en nuestra tienda online www.tiendaecosapiens.com



Si te gusto, estaremos muy agradecidos que compartas nuestra historia en tus redes sociales y nos vemos en una próxima historia de ECOSAPIENS.

contáctanos

Tienda Online Productos
Ecológicos I Orgánicos I Artesanales
Envios Nacionales - Colombia
ecosapienscol@gmail.com
Medellin +57 317 331 77 02
 
Bogotá +57 315 336 16 58
 
Otras Ciudades cualquier número
 
anterior. 
  • Negro del icono de Instagram
  • Facebook - Círculo Negro
Copyright © 2018  E C O S A P I E N S